Universalidad de los servicios de salud

La propuesta de reforma del Sistema Nacional de Salud que presenta FUNSALUD converge con el planteamiento de un Sistema de Seguridad Social Universal, y se inscribe en uno de sus cuatro elementos fundamentales: acceso efectivo a los servicios de salud, pensión para la vejez, seguro de desempleo y seguro de riesgos de trabajo. La propuesta de FUNSALUD para la universalidad de los servicios de salud no es una sugerencia diferente ni alternativa de este planteamiento, sino que se inserta en él como uno de sus componentes, con la recomendación de iniciar esta reforma integral con las modificaciones al SNS para garantizar el derecho de protección a la salud.

FUNSALUD considera que la reforma al SNS puede llevarse a cabo como el componente inicial de la seguridad social universal, por varias razones: en primer lugar, por los mandatos constitucionales del derecho fundamental de protección a la salud y para la atención de las enfermedades y accidentes de trabajo por parte de los patrones, que es necesario hacer efectivo bajo el principio de equidad y en el horizonte de los derechos humanos. En segundo lugar, por la imperiosa necesidad de hacer más eficiente el financiamiento y prestación de los servicios de salud para establecer las condiciones de operación de las instituciones de salud que les permitan responder a la demanda urgente de servicios especializados y de mayor tecnología que ya presenta el panorama epidemiológico actual y que se verá mayormente presionado por el incremento de las enfermedades crónico degenerativas y desde luego, la necesidad de construir un sistema de atención primaria a la salud que sea anticipatorio y resolutivo. En tercer lugar, las condiciones de los servicios públicos de salud tras el avance de la protección social en salud, son propicias para su integración y consolidación, ya que existe un avance considerable de homologación de muchas de sus acciones, lo que aumenta su factibilidad. En cuarto lugar, la salud es un bien público que está convalidado por la población en general, las instituciones y los actores políticos por lo que su universalidad cuenta de antemano con un mayor potencial de aceptación y viabilidad. Finalmente, una de las razones más importantes por las que se propone iniciar con la reforma de salud para la universalidad, es el papel que ésta tiene como un elemento de impulso al desarrollo, a través de elevar la productividad y cualidad del capital humano.

Para ver la propuesta haz click en la imagen o si prefieres descargarlo en formato PDF haz click Aqui